miércoles, 29, mayo

Qué es una travesía: características, velocidades, ejemplos y diferencias

En el amplio mundo de las carreteras o vías, hay una que a menudo se encuentra en el misterio: la travesía. ¿Qué es exactamente una travesía? ¿Cómo difiere de otras carreteras más conocidas? ¿Y por qué genera tantas preguntas y dudas?

En este artículo, nos adentraremos en el mundo de las travesías con la intención de arrojar luz sobre este tipo de vía menos comprendida. Desde sus características básicas hasta su papel en el sistema vial, explicaremos cada aspecto de la travesía para desentrañar sus secretos y eliminar todas las incógnitas.

¿Qué es una travesía? 

La travesía es aquel segmento de carretera que cruza directamente una localidad. Se trata de la porción de una carretera interurbana que atraviesa un núcleo urbano o rural. En otras palabras, es la sección de la carretera que transcurre dentro del pueblo o la ciudad. No se considerarán como travesías aquellos tramos que cuenten con una ruta alternativa o variante a la cual se puede acceder.

Características de una travesía

La principal característica de una travesía es que es considerada como una vía urbana. Este tramo de carretera pasa directamente a través de una localidad, esto significa que la carretera cruza áreas habitadas, donde hay edificios, viviendas y actividades humanas y por ello se debe circular con precaución.  

Se aplican las regulaciones de tráfico que son aplicables a las vías urbanas, entre las que destacan:

  • En primer lugar, la velocidad. En las travesías la velocidad máxima genérica está limitada a 50km/h o 40 km/h para los vehículos que transporten mercancías peligrosas. Este límite podrá ser rebajado por acuerdo de la Autoridad Municipal con el titular de la vía, previa señalización específica.
  • Sentido de circulación. Tienen doble sentido de circulación pudiendo tener uno o más carriles para cada sentido.
  • Si los carriles están delimitados, los vehículos pueden circular por el carril que más convenga a su destino y no tienen la obligación de hacerlo por el carril derecho como sucede en las vías interurbanas.
  • Adelantamiento. Se puede adelantar por la derecha, siempre y cuando existan dos carriles delimitados para el mismo sentido. 
  • Se puede parar y estacionar en la calzada o arcén, aunque este sea transitable, siempre que se deje un espacio libre para el paso seguro de los vehículos de al menos 3 metros. Al ser la travesía de doble sentido de circulación, solamente se puede hacer en el lado derecho.
  • Alumbrado. Al ser una vía urbana tenemos prohibido utilizar las luces largas o de carretera, ya que podríamos llegar a deslumbrar a usuarios que no estén a nuestra vista. Además, al estacionar, en la calzada o arcén de una travesía insuficientemente iluminada, debemos dejar la luz de posición encendida. Se puede sustituir por la luces de estacionamiento o por las luces de posición del lado correspondiente a la calzada, si se estaciona en línea)
  • Vehículos de movilidad personal. No tienen permitido circular por las travesías, ni tampoco por su arcén. 

Ejemplos de una travesía

Un ejemplo de travesía podría ser la Nacional N – 420. Esta carretera atraviesa muchas poblaciones, convirtiéndose en travesía en cada tramo que discurre por dentro del poblado. Por ejemplo al cruzar la población de Gandesa o Mora de Ebro.

Diferencia entre travesía y vía urbana

Las diferencias más significativas entre la travesía y la vía urbana son:

  • Velocidad. En vías urbanas la velocidad máxima genérica se determina en función de los carriles.
  1. a) 20 km/h en vías que dispongan de plataforma única de calzada y acera.
  2. b) 30 km/h en vías de un único carril por sentido de circulación.
  3. c) 50 km/h en vías de dos o más carriles por sentido de circulación.

En cambio en las travesías, es de 50 km/h aunque la calzada solamente cuente con un carril por sentido. A los vehículos que transporten mercancías peligrosas se les reduce a 40 km/h y en el resto de vías urbanas, en las que tiene dos o más carriles por sentido también.

  • Sentidos de circulación. La travesía siempre tiene doble sentido de circulación mientras que las vías urbanas pueden ser de doble o único sentido.
  • Estacionamiento. En las vías urbanas, como pueden ser de sentido único, se permite que los vehículos paren o estacionen, tanto en el lado derecho como en el izquierdo, mientras que en las travesías siempre se debe hacer al costado derecho ya que son de doble sentido de circulación.
  • Alumbrado. Al estacionar en una vía urbana insuficientemente iluminada no es preciso dejar las luces de posición encendidas. Solamente será obligatorio cuando el vehículo no se distinga. En travesía si.
  • Los vehículos de movilidad personal, no pueden circular por las travesías mientras que en las vías urbanas sí que tiene permitido hacerlo.

Relacionados:

Velocidad máxima permitida en una travesía 

En las travesías, donde las carreteras atraviesan áreas urbanas o rurales, se implementan medidas de seguridad para regular la velocidad del tráfico. En general, se establece un límite máximo de velocidad de 50 km/h para garantizar la seguridad de los peatones y otros usuarios de la vía. Sin embargo, esta velocidad se reduce a 40 km/h para los vehículos que transportan mercancías peligrosas.

Es importante tener en cuenta que, en ciertas circunstancias, este límite de velocidad puede reducirse mediante un acuerdo entre la Autoridad Municipal y el titular de la vía, previa señalización específica.

Relacionados

Prepárate para obtener el carnet de conducir de cualquier tipo en Todotest

Materiales de preparación:

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

SÍGUENOS

2,597FansMe gusta
865SeguidoresSeguir
2,310SuscriptoresSuscribirte

ÚLTIMOS ARTÍCULOS