¡Cuidado! Estas son las faltas por las que puedes suspender el carnet de conducir

0
1509

El examen práctico es la última prueba antes de conseguir el ansiado carnet de conducir y por fin podernos poner al volante de nuestro propio coche –no te pierdas nuestra lista de los mejores coches si acabas de sacarte el carnet de conducir-. Por ello, es importante que conozcas todas las faltas que pueden condenar tu resultado final.

El hecho de ser el último obstáculo añade un extra de “emoción” a esta prueba, por lo que es importante mantener la calma en todo momento. También te recomendamos hacer caso a nuestros consejos para aprobar el carnet de conducir y, por supuesto: conocer cuáles son las faltas por las que puedes suspender el examen práctico del carnet de conducir.

Antes de nada, es necesario saber que en el examen práctico hay 3 tipos de faltas posibles:

  • Leve: aquella que se considera un fallo, aunque no lo suficientemente grave como para convertirnos en un obstáculo en la vía ni ocasionar algún tipo de peligro al resto de usuarios.
  • Deficiente: aquella falta que convierte nuestro coche en un obstáculo en la carretera.
  • Eliminatoria: cuando el error al volante pone en peligro al resto de conductores, es considerada de carácter grave.

El nivel de gravedad no depende del tipo de falta, sino más bien de si se pone en peligro al resto de usuarios, obstaculizamos la marcha a alguien o, por el contrario, nuestro error no influye al resto de conductores.

¿Qué faltas se consideran leves, deficientes o eliminatorias?

Es importante conocer la gravedad de los posibles fallos al volante que podamos cometer durante el examen práctico del carnet conducir. Teniendo en cuenta la clasificación en tres niveles que os hemos descrito en el anterior apartado, deberás tener cuidado con las siguientes faltas:

Faltas leves:

Como ya te habrá anticipado tu profesor, desde el primer momento en el que te montas en el coche para empezar el examen, el examinador estará analizando tus movimientos. Por ello, debes tener cuidado con los siguientes errores:

Se considera falta leve el comprobar de forma errónea el estado general del coche y de sus sistemas; colocarse en una postura incorrecta en el asiento; regular mal los retrovisores u olvidarse del cinturón de seguridad.

Por supuesto, durante la circulación es donde más atención deberás prestar para no cometer fallos de este tipo. También se consideran fallos leves, entre otros, los siguientes errores: iniciar la marcha sin quitar el freno de mano; no fijarse en los retrovisores al incorporarse a una vía; no señalizar una maniobra; circular por el carril incorrecto; rebasar la velocidad máxima de la vía en 10 km/h o no encender las luces o los parabrisas si es necesario.

Faltas deficientes:

Una vez que has empezado con la parte del examen de circulación, deberás estar atento para no cometer más de una falta deficiente, y es que en caso de hacerlo, tu examen práctico del carnet de conducir estará suspenso.

El examinador valorará como falta deficiente los siguientes errores: hacer alguna maniobra obstaculizando la circulación del resto de usuarios de la vía; sobrepasar la velocidad máxima de la vía en más de 20 km/h; hacer un cambio de dirección sin tener suficiente visibilidad; no hacer correctamente un “ceda al paso”; aparcar en un hueco con señal de prohibido; bajar del coche sin revisar por el retrovisor si obstaculizamos el tráfico al abrir la puerta; pasar un semáforo en ámbar si tienes tiempo para detenerte con seguridad o soltar las manos del volante –excepto para cambiar de marcha-.

Faltas eliminatorias, las más peligrosas en el examen práctico del carnet de conducir:

Las faltas eliminatorias son todas aquellas que ponen en riesgo al resto de vehículos que circulan a nuestro alrededor. Con sólo cometer una, se considera que el aspirante a conductor es no apto y, por tanto, suspenderá el examen.

Se considera falta eliminatoria a los siguientes fallos al volante: poner en peligro a cualquier usuario de la vía al realizar alguna maniobra, obligándole a esquivarnos o frenar bruscamente; no guardar la distancia de seguridad con peatones o ciclistas; superar la velocidad máxima de la vía en más de 30 km/h; aparcar demasiado lejos de la acera; saltarse un semáforo en rojo; no detenerse en un STOP, perder el control del vehículo y, por supuesto, golpear cualquier elemento o vehículo durante el examen.

Si tu profesor considera que una maniobra es peligrosa o se ve obligado a interceder en el control del coche utilizando sus pedales, el examen quedará automáticamente suspendido.

¿Con cuantas faltas se suspende el examen práctico del carnet de conducir?

Una vez que ya conocemos los tres tipos de faltas que pueden comprometer el resultado final de nuestro examen práctico de conducir, debemos tener en cuenta las combinaciones prohibidas si queremos volver a casa con la ansiada L.

Las faltas leves son las de menor importancia, y es que se permite que el examinado acumule hasta 9 de estos errores sin que suspenda. En caso de que supere esta generosa barrera, tendrás que repetir el examen de conducir.

Cuidado si cometes una falta deficiente, y es que sólo está permitido tener una para aprobar, por lo que si repites este tipo de errores, el examen práctico queda suspenso. Por otro lado, si acumulamos 1 falta deficiente y 5 faltas leves, el alumno también se verá obligado a repetir el examen.

Si durante el examen se realiza alguna maniobra que ponga el peligro al resto de usuarios de la vía, se cometerá una falta eliminatoria, por lo que el examinador te invitará a que detengas el vehículo. Por tanto, basta con una sola falta eliminatoria para suspender el examen práctico del carnet de conducir.