martes, 16, abril

Qué es el control de estabilidad (ESP) de un coche y cómo funciona este sistema

En el mundo de la tecnología automotriz, el Control de Estabilidad, también conocido como ESP por sus siglas en inglés (Electronic Stability Program), es una característica de seguridad cada vez más común en los vehículos modernos. Este sistema, diseñado para mejorar la estabilidad y el control del vehículo, ha revolucionado la forma en que los conductores enfrentan situaciones de pérdida de control en la carretera.

En este artículo, exploraremos en detalle qué es el Control de Estabilidad, cómo funciona y cómo puede ayudar a prevenir accidentes y salvar vidas.

¿Qué es el ESP de un coche?

El ESP (Programa Electrónico de Estabilidad) de un coche es un sistema de seguridad diseñado para mejorar la estabilidad y el control del vehículo en situaciones de emergencia o pérdida de control.

Este sistema utiliza una variedad de sensores para monitorear constantemente el comportamiento del vehículo y, cuando detecta una situación potencialmente peligrosa, interviene automáticamente para ayudar al conductor a mantener el control del vehículo.

¿Para qué sirve el control de estabilidad?

El objetivo del control de estabilidad, ESP,  es ayudar al conductor a mantener el control del vehículo en situaciones de emergencia o pérdida de control. 

Este sistema utiliza sensores para monitorear constantemente la velocidad de cada rueda, la dirección del vehículo y otros parámetros. Cuando detecta un posible deslizamiento o pérdida de control, interviene automáticamente aplicando frenos de forma selectiva en una o varias ruedas, y ajustando el torque del motor para estabilizar el vehículo. 

En resumen, el control de estabilidad ayuda a prevenir derrapes, subvirajes, sobrevirajes y otros incidentes que podrían resultar en accidentes, mejorando así la seguridad del vehículo y la experiencia de conducción.

¿Es obligatorio el sistema de control de estabilidad ESP?

Sí, el sistema de control de estabilidad ESP se ha vuelto obligatorio en todos los vehículos nuevos comercializados a partir del 1 de noviembre de 2014 en la Unión Europea. Aunque fue desarrollado en los años 90 y ha demostrado su eficacia a lo largo del tiempo, fue a partir de esa fecha cuando la Unión Europea decidió requerir su inclusión en todos los vehículos nuevos.

Desde entonces, todos los fabricantes están obligados a incluir el control de estabilidad, aunque puede recibir diferentes denominaciones como ESP, ESC, ASR, DSC, VSA, VDC, entre otros.

¿Cómo funciona el sistema ESP de un coche?

ESP-Control-Electronico-de-Estabilidad-coche

‌El control de estabilidad cumple la función crucial de prevenir la pérdida de control del vehículo. Cuando te aproximas a una curva a una velocidad superior a la adecuada, el ESP regula diversos parámetros electrónicos mediante sensores que captan una amplia gama de información:

  • Sensor del potenciómetro: registra la cantidad de presión que ejerces sobre el acelerador.
  • Sensor de fuerzas g: mide la aceleración lateral del vehículo, es decir, la inercia que experimenta el coche.
  • Sensor de velocidad: monitorea la velocidad del vehículo en todo momento.
  • Sensor de velocidad de giro de cada rueda (similar al del sistema de frenos antibloqueo, ABS): permite ajustar la velocidad de rotación de cada rueda, especialmente crucial en curvas donde las ruedas internas giran a una velocidad diferente de las externas.
  • Sensor del ángulo de giro del volante: proporciona al vehículo información crucial sobre la cantidad de giro que se está aplicando al volante al tomar una curva.

Los sensores desempeñan un papel fundamental al recopilar datos, pero es la unidad de control del vehículo la encargada de procesar esta información. Aquí entra en juego la programación del vehículo y la precisión de los cálculos matemáticos, donde se establecen unos parámetros específicos para el giro del volante, la velocidad, la fuerza lateral y la potencia del motor, de manera que el vehículo pueda mantener la estabilidad en diversas situaciones. 

Cuando se conduce fuera de estos parámetros, el control de estabilidad interviene, detectando posibles riesgos de subviraje o sobreviraje. Es importante tener en cuenta, además,  que si las ruedas carecen del agarre necesario debido a una velocidad excesiva, el vehículo puede resultar incontrolable, lo que potencialmente podría conducir a un gran problema en la conducción.

Relacionados: Frenada de emergencia: ¿Qué es y cómo funciona este sistema?

¿Cuándo hay que desconectar el ESP de un coche?

El ESP puede desactivarse en la mayoría de los vehículos, pero es importante tener en cuenta que se trata de un sistema de seguridad diseñado para ayudar a controlar la estabilidad del vehículo en situaciones críticas. Por lo tanto, sólo debe desactivarse en circunstancias muy específicas y necesarias. Por ejemplo, cuando se necesita liberar las ruedas de nieve o barro para salir de una situación de atascamiento.

Sin embargo, es crucial recordar que al desactivar el ESP se reduce considerablemente la seguridad del vehículo y se incrementa el riesgo de sufrir accidentes, por lo que esta acción debe llevarse a cabo con precaución y únicamente cuando sea absolutamente necesario.

Para desactivar el ESP, generalmente deberás mantener pulsado el botón del control de estabilidad durante varios segundos. Después de hacerlo, se encenderá  una luz amarilla en el panel de control con este indicador. Recuerda activarlo de nuevo cuando ya no sea necesaria su desconexión.

Relacionados:

Prepárate para obtener el carnet de conducir de cualquier tipo en Todotest

Materiales de preparación:

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

SÍGUENOS

2,597FansMe gusta
865SeguidoresSeguir
2,310SuscriptoresSuscribirte

ÚLTIMOS ARTÍCULOS