Cómo descongelar el parabrisas de tu coche

0
610

La llegada del frío está dejando alguna que otra helada en tu parabrisas. Hoy vamos a explicarte cómo descongelar el parabrisas de tu coche. Recuerda que es fundamental que lleves un rascador pero existen otros trucos muy fáciles que te podrán ahorrar tiempo.

Uno de los trucos más sencillos para descongelar el parabrisas es realizar una mezcla compuesta de dos partes de alcohol y una de agua. Coloca la mezcla en un spray y pulveriza sobre el parabrisas. Otro método sencillo pasa por utilizar el rascador de plástico y anticongelante.

Descongelar el parabrisas: cómo hacerlo de forma eficiente

Si resides en zonas muy frías, puedes levantar las escobillas de los limpias o incluso colocar un cartón para evitar que se dañen. Además, puedes añadir un poco de refrigerante al vaso de expansión de los limpias. De esta forma, los manguitos no se congelarán ni se obstruirán los pulverizadores.

Es importante recordar que te pueden multar por no quitar la nieve o el hielo de los cristales y es que el Reglamento General de Circulación dice que los cristales no pueden estar sucios, rotos y/o con nieve o hielo. Piensa que la función de los cristales es facilitarnos la visibilidad por lo que sería lógico que los agentes te pudieran sancionar.

La multa por esta infracción asciende a 200 euros pero no conlleva la retirada de puntos del carnet de conducir. Como en todo, es mejor prevenir que curar por lo que si vas a sierra, de fin de semana o resides en una zona muy fría, puedes colocar una manta gruesa sobre el cristal y sujetarla con los marcos de las puertas. Otra opción es colocar papel de periódico o cartones, aunque también puedes aplicar en el parabrisas por la noche una pasada de anticongelante.

Todo lo que debes evitar a la hora de descongelar el parabrisas

Ahora que ya conoces lo que debes hacer para descongelar el parabrisas, vamos a repasar lo que no debes hacer. Evita, a toda costa, utilizar agua caliente, esto podría crear un golpe térmico que acabaría astillando la luna.

Evita poner la calefacción a toda potencia con el chorro dirigido al cristal. Así mismo, no utilices elementos que no sean rasquetas de plástico. Ni se te ocurra utilizar una tarjeta. Olvídate también de aplicar sal, lo más probable es que dañes la pintura e incluso el cristal.