Prueba Ford Puma 1.0 Ecoboost: un SUV muy resultón válido para todos los días

0
1072

Por menos de 21.000 euros incluyendo los descuentos puedes acceder a un SUV como el Ford Puma con motor 1.0 Ecoboost de 125 CV y etiqueta ECO de la DGT. Te dejamos todas las claves para elegir bien. 

La oferta de vehículos con carrocería SUV derivada de coches utilitarios no para de crecer. Y en el Top10 de los más vendidos encontramos un modelo especialmente dirigido a un público joven, con un diseño muy deportivo pero a la vez con un interior práctico y cualidades que le hacen muy válido como coche para todo uso: el Ford Puma.

El SUV de Ford comparte muchos elementos técnicos del Ford Fiesta, al igual que lo hacen sus rivales con sus homólogos: el Seat Arona con el Ibiza, el Peugeot 2008 con el 208, el Volkswagen T-Cross con el Polo o el Renault Captur con el Clio, por citar algunos de los que figuran en lo más alto en la lista de ventas en esta categoría. Otras alternativas al Puma serían el Opel Mokka, el Hyundai Kona, el Citroën C3 o el Kia Stonic, entre otros.

Pasar de un utilitario a un SUV tiene un coste que podemos cifrar entre 3.000 y 4.000 euros, según el modelo. Pero la “moda SUV” por un lado, y el hecho de que estos coches ofrecen ya un espacio interior y una capacidad de maletero que los convierte incluso en alternativas a turismos del segmento superior (en este caso un Focus), son las dos claves principales de su éxito.

En esta ocasión vamos a centrarnos en el Ford Puma, que se sitúa por tamaño y precio en la gama Ford entre el Fiesta y el Focus, aunque más cerca del segundo si hablamos de espacio interior y, sobre todo, de precio.

Ford Puma: un SUV deportivo para utilizar a diario

Echas las primeras presentaciones, conviene recordar que el Ford Puma lleva en el mercado desde el verano de 2019. Ford ha ido completando la gama progresivamente con nuevas versiones, acabados y equipamientos.

Estamos ante un coche de poco más de 4,20 metros de longitud que, desde su aparición en el mercado a finales de 2019, ha ido completando su gama y ahora ofrece motores EcoBoost gasolina con 125 y 155 CV, diésel EcoBlue con 120 CV, e incluso una variante de planteamiento deportivo, el Puma ST, con 200 CV y un precio que supera los 31.000 euros.

Pero vamos a ir a lo práctico, y nos centraremos en el motor que nos parece más interesante, el 1.0 EcoBoost de 125 CV. Más adelante profundizaremos sobre sus prestaciones y consumos. Pero ya te adelantamos que supone el nivel de acceso a la gama Puma por precio y que es una perfecta alternativa al diésel por lo suave que funciona, lo poco que gasta… y porque además cuenta con la tecnología mild-hybrid (hibridación ligera) que le permite disfrutar de todas las ventajas del distintivo ECO de la DGT.

Con este motor, y con un habitáculo que ofrece mucho más espacio que un utilitario y un maletero más que razonable, el Puma cumple a la perfección como coche para uso diario en trayectos urbanos o interurbanos. Y no se “achica” si toca salir a carretera para viajes de vacaciones o fin de semana, incluso con maletas.

El interior del Ford Puma: espacio y conectividad

Encontrar la postura al volante correcta en el Puma es muy sencillo, independientemente de la talla del conductor.

La conectividad está asegurada con el sistema SYNC 3 de Ford, con una pantalla táctil de 8 pulgadas colocada en disposición flotante en la parte superior del salpicadero. De serie todas las versiones llevan esta pantalla y, al menos, la radio básica con 6 altavoces, así como dos puertos USB, bluetooth, control por voz y posibilidad de establecer un punto de acceso wi-fi para que los demás pasajeros conecten sus dispositivos móviles. Además, es compatible con Android Auto y Apple CarPlay, para conectar tu smartphone al coche, aunque solo mediante cable.

Opcionalmente es posible contar con recarga inalámbrica para el móvil, y también puede llevar una instrumentación digital de 12,3 pulgadas con distintos modos de visualización, cambiando los gráficos y los colores de los relojes en función del programa de conducción elegido.

Las plazas traseras no son el punto fuerte del Puma respecto a otros SUV de su tamaño, pero sí son mejores para viajar que en un Ford Fiesta. Sin embargo, el maletero es de los mejores de su clase. Y no solo por capacidad, también por versatilidad. Tiene una bandeja que puede colocarse en distintas alturas, y la capacidad llega hasta los 455 litros en las versiones que no cuentan con la tecnología de hibridación ligera, mientras que se queda en 400 litros en las que sí lo llevan. De serie equipa un kit antipinchazos, pero se puede solicitar en opción -por unos 300 euros- cambiarlo por una rueda de repuesto de emergencia.

Al volante del Ford Puma 1.0 Ecoboost

Una desventaja de los vehículos con carrocería SUV es que, por su mayor volumen y peso, su comportamiento dinámico se ve en ocasiones  penalizado frente a un turismo. Y lo mismo sucede con las prestaciones y los consumos. En el caso del Puma, sin embargo, no es así. Se conduce y transmite al volante sensaciones muy similares a las de un coche que fuera más bajo y más ligero.

Aquí hay que tener en cuenta el nivel de equipamiento, pues las versiones Titanium llevan suspensiones y neumáticos más orientados al confort que los ST-Line y ST Line X, de planteamiento más deportivo.

Lo mejor es que, en cualquier caso, las reacciones son siempre seguras, lo que convierte al Puma en un coche muy fácil de conducir, enseguida te acostumbras a los mandos y a su respuesta. El cambio de marchas es preciso, los frenos se muestran potentes y los múltiples sistemas de seguridad y ayudas a la conducción funcionan correctamente.

El motor de 3 cilindros y 1 litro de cilindrada con turbocompresor es toda una sorpresa. Hay una versión con 155 CV, pero con 125 CV es más que suficiente para la gran mayoría, salvo que busques un coche ya con prestaciones deportivas. Resulta suave y muy agradable de conducir porque apenas hace ruido y porque empuja muy bien incluso en marchas largas.

El sistema de hibridación ligera, de serie, contribuye a ello. Cuenta con un pequeño motor eléctrico de poco más de 15 CV que puede asistir al motor de gasolina a la hora de acelerar, además de servir de motor de arranque para poner en marcha al 3 cilindros cuando se detiene al activarse el start-stop en paradas cortas. Cuando se levanta el pie del acelerador o al frenar, este motor eléctrico pasa a funcionar como un generador, recuperando energía que se almacena en una batería. De esta forma el sistema no solo contribuye al agrado de uso y a mejorar la respuesta, sino que también beneficia los consumos.

El consumo medio homologado es de 5,4 l/100 km, y puedes quedarte en cifras reales de entre 6-6,5 l/100 km en una utilización mixta, con recorridos por ciudad, carretera y autopista. Es una cifra muy buena para un coche de este tipo y con este nivel de prestaciones. No llega a la economía del diésel de 120 CV, que cuesta unos 400 euros más a igualdad de equipamiento; pero este último no tiene el sistema de hibridación ligera del 1.0 de gasolina, por lo que el diésel no cuenta con todas las ventajas que añade el distintivo ECO de la DGT.

El motor Ecoboost también se puede combinar con un cambio automático que ofrece un magnífico funcionamiento y que admite un manejo manual/secuencial, sin penalizar apenas el consumo ni las prestaciones. Tiene un sobreprecio de unos 1.500 euros. Si nos preguntas si merece la pena, la respuesta es un sí rotundo, siempre que el presupuesto te lo permita.

Precio y descuentos del Ford Puma Ecoboost: ¿Cuánto me tengo que gastar?

Ya hemos dicho que el Puma no es precisamente un coche asequible si lo comparamos con el utilitario de la marca, el Fiesta. Pero sí tiene un precio competitivo comparado con sus rivales, especialmente aprovechando los descuentos. La clave es elegir bien no solo el motor, sino también el nivel de acabado y equipamiento, para no cargar con extras innecesarios.

Sobre el motor ya hemos dicho que el 1.0 de 125 CV con cambio manual es una opción interesante, sin necesidad de dar el salto al más potente, con 155 CV. En cuanto al acabado, dejando a un lado los lujosos Vignale puedes elegir entre el Titanium, el ST-Line o el ST-Line X. Desde unos 20.600 euros, incluyendo los 3.000 euros de descuento que ofrece la marca, el Puma Titanium Ecoboost 1.0 125 CV sería nuestra recomendación, pues cuenta con un equipamiento de seguridad, confort y multimedia muy completo y puedes completarlo con paquetes opcionales que resultan bastante económicos. Las versiones ST-Line, como el que puedes ver en las fotografías, cuestan unos 1.000 euros más ST-Line y tienen una imagen más “racing”, con llantas de mayor diámetro, un alerón trasero también mayor y asientos de diseño deportivo.

La versión Titanium ya lleva de serie el asistente de precolisión con frenada activa y detección tanto de peatones como de ciclistas, asistencia a la frenada de emergencia, asistente de cambio involuntario de carril, ayuda al arranque en pendiente, faros antiniebla LED con luz de giro, volante multifunción, sensores de parking traseros, aire acondicionado y llantas de aleación de 17 pulgadas.

Por 1.350 euros conviene considerar el paquete Tech, que añade aparcamiento asistido (el sistema reconoce el hueco para aparcar y se encarga de mover automáticamente el volante durante toda la maniobra, solo tienes que acelerar y frenar), control de velocidad de crucero adaptativo, cámara traseras, sensor de parking delantero, detector de presencia en el ángulo muerto y sistema de precolisión.