Las etiquetas de la DGT: ¿qué indica cada una de ellas?

0
1876

Con el paso del tiempo, hemos empezado a ser testigos de cómo la legislación ha ido cambiando en función de las necesidades sociales y, fundamentalmente, por razones climáticas. Y es que los coches han cambiado mucho en los últimos años en pro de contrarrestar la contaminación y cuidar el planeta. De esta necesidad nacieron las etiquetas medioambientales de la DGT entre otras soluciones.
Si eres un conductor novel y resides en grandes urbes como Madrid o Barcelona, coge asiento, porque esta información seguro que resulta de tu interés. Y es que, en función de la etiqueta con la que cuente nuestro vehículo, podremos gozar de algunas ventajas muy importantes.

¿Cuáles son y qué quiere decir cada una?

Estas etiquetas nacieron de la mano del Plan nacional de calidad del aire y protección de la atmósfera 2013-2016, y propone la clasificación de cada vehículo en función de sus emisiones de CO2. Con esta premisa, se crearon cuatro etiquetas que siguen estando vigentes a día de hoy y que, cuanta más pureza indique, más ventajas nos proporcionará en las grandes ciudades.

  • Cero emisiones (azul): esta se corresponde con aquellos vehículos 100% eléctricos o con tecnología PHEV (híbridos enchufables). Según la DGT, esta etiqueta la contempla desde ciclomotores hasta camiones que estén registrados como vehículos de batería (BEV), vehículo eléctrico de autonomía extendida (REEV), vehículo eléctrico híbrido enchufable (PHEV) con una autonomía mínima de 40 kilómetros.
  • ECO (azul y verde): esta etiqueta es la segunda más limpia y cuentan con ella aquellos vehículos híbridos enchufables con una autonomía inferior a los 40 kilómetros (PHEV), aquellos impulsados también por gas natural (GLP y GNL) o gas licuado del petróleo (GLP).
  • C (verde): bajo esta etiqueta se acogen todos los vehículos de gasolina Euro 4, 5 y 6 y los diésel Euro 6. En otras palabras, aquellos turismos y furgonetas matriculadas a partir de 2006 y diésel a partir de 2014. En lo a que vehículos comerciales se refiere, aquellos de más de 8 plazas y destinados al transporte de mercancías -tanto gasolina como diésel- matriculados a partir de 2014.
  • B (amarilla): mediante la etiqueta B se califican a aquellos vehículos gasolina Euro 3 y los diésel Euro 4 y 5. O lo que es lo mismo, aquellos turismos y furgonetas ligeras de gasolina matriculadas a partir de enero del año 2000 y de diésel a partir de enero de 2006. También aquellos vehículos de más de 8 plazas y destinados a transporte de mercancías tanto de gasolina como de diésel matriculados a partir de 2005.

En función de la etiqueta que lleve nuestro vehículo podemos gozar de algunos beneficios. Por ejemplo, los Cero emisiones pueden entrar en el centro de la ciudad sin restricción alguna ni penalización, al igual que aparcar de manera gratuita tanto en zona verde como en zona azul. Los vehículos con etiqueta ECO gozan de un 50% de descuento en zonas de aparcamiento.

¿Qué pasa si mi coche no lleva etiqueta?

No llevar la etiqueta pegada no conlleva ningún tipo de sanción o multa, no es obligatorio. Aún así, es tan sencillo como solicitar una y adherirla en el lateral inferior derecho de nuestro parabrisas, lugar recomendado por la DGT. Para solicitarla, podremos hacerlo a través de la Jefatura Provincial y Oficina Local de Tráfico en el momento de la matriculación.

En caso de que ya la tuviésemos y se nos hubiera extraviado o deteriorado, no pasa nada. Se solicitará en cualquier Jefatura u Oficina Provincial de Tráfico previo el pago de las tasas.

¿Qué coches no las llevan?

Una pregunta muy recurrente sobre las etiquetas de la DGT es saber qué coches tienen derecho a estas y cuáles no. Bien, ya sabemos cuáles pueden llevar cualquiera de las etiquetas previamente mencionadas pero ¿qué tipo de vehículos no cumplen los criterios para poder tener una?
Estos son todos aquellos gasolina matriculados antes del año 2000 y todo diésel matriculado antes del 2006.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí