viernes, 23, febrero

Porsche lanza el nuevo Macan Eléctrico, un dardo en la diana de Tesla

Porsche acaba de sumar un pedacito más en la historia de la marca. Acaba de anunciar que en 2025, y eso está muy cerca, el 50 por ciento de los coches que venda serán eléctricos. Gran parte de ellos serán los nuevos Macan que acaban de lanzar al mercado. Si eres de la “otra ligra” no te preocupes, o al menos de momento: Porsche va seguir vendiendo el Macan con motores de combustión, aunque la mala noticia es que si quieres un nivel de prestaciones igual o mejor que el del Porsche Macan Eléctrico más “modesto”, tendrás que pagar bastante más dinero por él.


Dos versiones con prestaciones de infarto y hasta 613 km de autonomía

Habrá dos versiones del nuevo SUV eléctrico de Porsche: el Macan 4 y el Macan Turbo, ambos equipados con un motor en cada rueda y por tanto, siempre con tracción total. En el primer caso el rendimiento es de 387 CV y 650 Nm de par. Lo más destacable del Porsche Macan Turbo es que tiene un par máximo de 1.130 Nm, con una potencia de 585 CV, aunque los dos ofrecen un modo de sobrepotenciación que aumenta puntualmente la potencia que pueden entregar durante un corto periodo de tiempo tras accionar esa función. En ese caso, el Macan 4 llegaría a 408 CV y el Turbo alcanzaría los 639 CV.


Como eléctricos que son, las aceleraciones son realmente poderosas, pero Porsche anuncia cifras de prestaciones que en realidad son propias de coches mucho más potentes. Si el “básico” acelera de 0 a 100 km/h en 5,2 segundos, el Turbo lo hace en 3,3 segundos, estando limitado a 260 km/h, 10 km/h más que aquel. En cualquier caso, son prestaciones claramente superiores a las de las versiones de combustión, que corresponderían en este caso a un Macan S con 381 CV y un precio de 93.313 euros (por 85.382 euros del Macan 4 Eléctrico) o un Porsche Macan GTS, que tendría 441 CV y un precio de 112.272 euros (116.916 euros en el caso del Macan Turbo Eléctrico).

Este nuevo SUV que acaba de lanzar Porsche tiene alguna singularidad técnica. Tal vez, la principal es que se trata del primer modelo que ha lanzado el grupo VW con la nueva plataforma PPE (Plataforma Premium Eléctrica). Es una arquitectura que en un primer momento Porsche compartirá con el nuevo Audi Q6 e-Tron. Si bien, lo más interesantes es que, en un futuro, es la arquitectura que se más se parecerá a la que llevarán todos los modelos eléctricos del grupo VW, sean medios o grandes, berlinas o SUV. Esta plataforma utiliza tecnología de 800 Voltios una característica que da abundantes ventajas, sobre todo, a la hora de recargar sus baterías cuando enchufamos el coche a supercagadores. En ellos, el Porsche Macan Eléctrico puede recargar su batería con una potencia de carga de 270 kW.

La novedad es que cuando se carga en puntos que tienen menos potente, la red se desdobla en dos 400V para que la carga se pueda realizar a un máximo de 150 kW. En corriente alterna puede hacerlo a 11 kW, y ofrece dos puertos para ello, uno en cada aleta delantera. La batería tiene 95 kWh útiles y está, por tanto, en el grupo de coches eléctricos que más capacidad ofrecen. Es de iones de litio, está ubicada en el piso del coche para ofrecer el centro de gravedad más bajo posible.

Como es habitual en la marca, las prestaciones tienen tener el mismo peso específico que el comportamiento dinámico. En realidad, poco parece que difieren técnicamente algunos elementos, y aunque el hecho de ser un coche eléctrico tiene de por sí algunos inconvenientes, como un elevado peso, también tiene otras ventajas.

La tracción total no necesita árbol físico que conecte el eje delantero con el trasero y el reparto de par puede hacerse de forma más rápida y controlar mejor la fuerza que llega a cada uno de ellos. En los dos Porsche Macan Eléctricos la distribución puede ser del 40/60 al eje delantero/trasero o hasta el 0/100%, comportándose por tanto como un verdadero vehículo de propulsión. Puede disponer de dos tipos de amortiguación, una con muelle metálico que deja la altura de la carrocería respecto al suelo en 184 mm y otra con muelles neumáticos que puede elevarla hasta los 225 mm.

Hay cuatro modos de conducción: normal, Sport, Sport Plus y Off Road; en este último, la carrocería se separa 40 mm desde la posición original. La dirección tiene desmultiplicación variable y el eje trasero puede ser direccional. Las ruedas posteriores pueden girar en sentido contrario a las delanteras hasta velocidades de 80 km/h y hacerlo en el contrario al superar esa velocidad.


La carrocería del Porsche Macan Eléctrico mide 4,78 m de longitud, 1,94 m de altura y 1,62 m de ancho; es alrededor de 6 cm más largo que el Macan que utiliza motores de combustión. Su capacidad de maletero varía en función de la motorización: aunque el delantero siempre tiene 84 litros, el trasero ofrece 540 litros en el caso del Porsche Macan 4 y 480 litros en el caso del Turbo. El habitáculo tiene ya la misma configuración y diseño que el que la marca ha estrenado en el Cayenne de nueva generación. Destacan las tres pantallas, una de 12,6 pulgadas para el cuadro de instrumentos, con forma ligeramente curvada, y dos de 10,9 pulgadas, una para el sistema multimedia y otra para el acompañante.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

SÍGUENOS

2,597FansMe gusta
865SeguidoresSeguir
2,310SuscriptoresSuscribirte

ÚLTIMOS ARTÍCULOS