viernes, 23, febrero

Combustibles sintéticos o coches eléctricos: ¿qué es mejor para el futuro más próximo?

Parece que la tendencia de los próximos años se decanta hacia los coches eléctricos, pero estamos viendo que hay otros combustibles que se descubren como una opción muy atractiva para la movilidad del futuro más inmediato. El GLP, es decir, los Gases Licuados del Petróleo, el Gas Natural Comprimido y el hidrógeno están en el listado de nuevos combustibles. Son más sostenibles y provocan menos contaminación.

Pero desde hace unos años, estamos oyendo hablar también del combustible sintético. Este se genera a partir del CO2 que se capta en la atmósfera. Este se utiliza para crear combustible, que una vez se utiliza, no genera más CO2 del que ya capta en su fabricación.

Esto quiere decir que es neutro, es decir solo devuelve a la atmósfera la misma cantidad de CO2 que tiene en su composición. Por ese motivo, se puede considerar que es un combustible muy interesante que puede sustituir a los combustibles fósiles tradicionales.

De hecho, hay varios fabricantes que apuestan con fuerza por el mismo. De hecho, hace muy poco que se ha abierto una planta de fabricación de este tipo de combustible en Chile. La producción de combustible sintético es todavía muy escaso y no llega a cubrir la demanda que se produce en todo el mundo.

La gran ventaja que tienen estos combustibles es que no es necesario hacer ninguna modificiación extra en el motor. Se puede utilizar también en las actuales estaciones de servicio, así que también es cómoda para el almacenaje y la dispensación del combustible.

Pero la tendencia sigue siendo acercarse a los coches eléctricos, así que el combustible sintético, que podría salvar al motor de combustión, no recibe la suficiente atención.

Esto, sumado al alto coste del litro de combustible, puede hacer que no consiga llegar al suficiente número de usuarios para convertirlo en una buena opción frente a la electrificación.

¿Puede ser útil el combustible sintético

Si el combustible sintético recibe el suficiente apoyo, puede convertirse en una buena opción para reducir la emisión de CO2 en la atmósfera. No eliminará la contaminación, pero evitará que haya mayor cantidad de este gas contaminante en el ambiente, aunque se trate de motores de combustión.

Si se pudiera fabricar suficiente cantidad como para igualar el precio de la gasolina y el gasóil tradicional, sería un buen sustituto para ellos. Por ahora, Porsche es una de las principales impulsoras de este sistema, aunque sin renunciar a la electrificación.

Frente a Porsche se situa Mercedes, que descarta por completo esta posiblidad y se decanta hacia el coche eléctrico. ¿Qué futuro tiene este tipo de combustibles? Todavía es pronto para decirlo, pero si avanza lo suficiente, puede ser una solución para mantener los motores de combustión y no tener que invertir en un coche eléctrico.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

SÍGUENOS

2,597FansMe gusta
865SeguidoresSeguir
2,310SuscriptoresSuscribirte

ÚLTIMOS ARTÍCULOS