martes, 16, abril

El filtro de polen: mucho más importante de lo que crees

Cuando llega la primavera, muchos conductores se enfrentan a un problema que puede parecer poco importante, pero que en realidad puede conllevar cierto riesgo a la hora de conducir. La alergia al polen puede convertirse en una fuente de problemas, ya que las molestias que causa la alergia puede hacer que se pierda la atención a la carretera.

Para evitar que el polen entre en el habitáculo, existe un elemento al que no se le presta mucha atención: el filtro de polen. Este se encarga de impedir que entren en el habitáculo partículas desde el exterior y causen molestias al conductor y el resto de los ocupantes del vehículo.

Pero este filtro no solo frena a las partículas de polen, sino que también impide que al interior del coche entren partículas de humo, polvo, cenizas del exterior e incluso ácaros. El aire que sale de las salidas interiores de aire es limpio y no provoca problemas al conductor.

Pero este filtro necesita también un mantenimiento. Como todos los elementos físicos del coche, se estropea por el uso. Durante un viaje en coche de una hora de duración, en el coche entran alrededor 100.000 litros de aire, así que está sometido a un bombardeo continuo de particulas que podrían entrar en el habitáculo.

Cada cuánto hay que cambiar el filtro de polen

El filtro de polen se va cubriendo de partículas y puede llegar a perder efectividad e incluso a taponar el acceso del aire. Este elemento ha de cambiarse según indique el fabricante. Esto puede ser entre los 15.000 y los 60.000 kilómetros. Esta diferencia viene dada por el lugar por donde se circule, si tiene muchas partículas en el aire, pero también si se circula por ciudad o carretera, por asfalto o por campo y a causa de otras variables.

Una manera de mantenerlo limpio es tener limpio el interior del vehículo. Así, cuando este recircule por el interior, no arrastrará estas partículas.

Cambiar el filtro de polen es sencillo, pero es una operación de mantenimiento que ha de ser realizado por un mecánico con la formación adecuada. El coste suele estar comprendido entre los 30 y los 80 euros, con la mano de obra incluida. También se puede cambiar en casa, pero hay que recordar que los coches más modernos suelen ser bastante complejos y te puedes encontrar con problemas a la hora de cambiarlo tú mismo.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

SÍGUENOS

2,597FansMe gusta
865SeguidoresSeguir
2,310SuscriptoresSuscribirte

ÚLTIMOS ARTÍCULOS