viernes, 19, abril

¿Qué coche eléctrico pierde más autonomía con el frío? Te lo desvelamos

Lo habrás escuchado en más de una ocasión: las bajas temperaturas afectan a la autonomía de los coches eléctricos. Esto se debe a que la batería debe mantener una temperatura adecuada para funcionar de manera correcta. Esa temperatura se alcanza utilizando energía de la batería. Y esa energía no se utiliza para circular. Pero esta pérdida de autonomía puede ser diferente en cada modelo.

Así que un medio especializado noruego, motor.no, ha querido descubrir qué modelo es el que más autonomía pierde en condiciones de frío extremo. Para ello ha utilizado varios modelos eléctricos, que se han sometido a un recorrido por carreteras noruegas a una temperatura media de -19º centígrados.

Con estas condiciones, se ha comprobado que todos los modelos pierden autonomía en trayectos en los que la temperatura es extremadamente baja. Ninguno de ellos ha conseguido alcanzar el total de autonomía marcada por el fabricante. Eso sí, unos han respondido mejor que otros.

A nivel de kilómetros efectivos, el ganador ha sido el Tesla Model S. Este marca una autonomía en ciclo WLTP de 634 kilómetros y consiguió recorrer 530 kilómetros con una carga de batería. En este caso, la batería no estaba cargada al 100%, ya que por un fallo solo se pudo cargar hasta el 98%. Una diferencia mínima, pero que puede resultar determinante para recorrer unos pocos kilómetros más.

La merma de autonomía respecto a las cifras oficiales ha sido del 16%, una cifra bastante baja. Pero ha habido otro modelo que ha presentado una menor merma en la autonomía. Se trata el Maxus Euniq 6, que consiguió recorrer 317 kilómetros, frente a los 354 kilómetros que promete la marca. La merma ha sido solo del 10%, así que es menor que la presentada por el fabricante.

En el lado contrario figura el Toyota bZ4x, que acredita una autonomía de 503 kilómetros. Al final de la prueba, solo recorrió 323 kilómetros. Esto representa una merma del 35%. Otros modelos probados han sido el Skoda Enyaq Coupé RS y el Mercedes EQE 300. Estos han obtenido una pérdida de autonomía del 20 y el 30% respectivamente.

Para conseguir estos datos, se han utilizado las mismas condiciones de conducción para todos los modelos. Tenían que circular a una velocidad por debajo del límite de velocidad de las vías utilizadas, utilizar el freno regenerativo y no usar sistemas de apoyo a la conducción, como el control de crucero. Así, todos circularon en igualdad de condiciones y los datos obtenidos son fiables.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

SÍGUENOS

2,597FansMe gusta
865SeguidoresSeguir
2,310SuscriptoresSuscribirte

ÚLTIMOS ARTÍCULOS