martes, 16, abril

Vigila los neumáticos antes de comenzar un viaje

Salir de vacaciones, hacer una escapada de pocos días, tener que ir de viaje de trabajo… Hay muchas ocasiones en las que se puede viajar con el coche, así que hay que estar preparados para viajar de forma segura. Y entre todas las cosas que se tienen que tener en cuenta para viajar de forma segura, los neumáticos son algo que no hay que olvidar.

Los neumáticos son el punto de contacto del coche con el asfalto, así que son muy importantes. Hay que tener en cuenta que es uno de los puntos más sencillos de comprobar antes de comenzar el viaje. No solo se aumenta la seguridad durante el viaje, sino que además llevar los neumáticos en condiciones y con la presión adecuada puede hacer que baje el consumo de combustible.

Revisar el estado del neumático

Lo primero que se ha de hacer es una revisión visual del estado de los cuatro neumáticos. Es fácil ver si las ranuras del dibujo del neumático es correcto y si presenta grietas o cualquier irregularidad en la superficie a la vista.

La temperaturas del verano pueden haber hecho que el desgaste del neumático, así que hay que vigilar bien su estado, sobre todo si ya tienen un tiempo. Si el desgaste ha provocado que la profundidad de las marcas del neumático sea inferior de 1,5 mm, es el momento de cambiar los dos neumáticos del mismo eje.

En este caso, no solo hay que cambiar los neumáticos, sino que también hay que realizar el calibrado de los mismos y la alineación de la dirección. De esto depende que el desgaste se reduzca y que no se estropeen antes de tiempo.

Comprueba la presión de los neumáticos

Otra de las cosas que se ha de hacer es comprobar la presión del aire. Es una buena manera de saber si los neumáticos están en buenas condiciones. Es normal que la presión de los neumáticos baje con el tiempo. Pero la diferencia ha de ser poca, lo que demostrará que no existen fugas de aire.

Si el neumático ha perdido mucha presión, es recomendable comprobar la presión otra vez al cabo de unas horas. Si la presión se mantiene, es que todo va bien. Si la presión cae, es que puede existir algún punto por donde pierde aire. Entonces, se puede llevar el coche al taller. Es posible que la fuga se deba a una grieta o un poro en la goma.

En este caso, en el taller pueden repararlo y evitar que haya que cambiar las dos ruedas de manera completa. Con estas precauciones, vas a poder circular sin problemas y si los neumáticos están en condiciones, también podrás contar con un ahorro en combustible. Con unos neumáticos en condiciones, el viaje será mucho mejor.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

SÍGUENOS

2,597FansMe gusta
865SeguidoresSeguir
2,310SuscriptoresSuscribirte

ÚLTIMOS ARTÍCULOS