jueves, 13, junio

Así tienes que mantener en buenas condiciones el parabrisas y las ventanillas en verano

Si en invierno hay que procurar tener el parabrisas en buen estado, evitando que el hielo y el frío actúe sobre él y lo estropee, en verano hay que manetener también en buenas condiciones estos elementos del vehículo. El parabrisas es fundamental para mantener una buena visibilidad, así que hay que mantenerlo limpio e íntegro.

Uno de los grandes problemas con los que nos podemos encontrar en verano es el sol. Este está en posición elevada durante muchas horas, así que puede deslumbrar durante más tiempo que en invierno. El cristal del parabrisas ha de estar bien limpio para evitar que produzca ese deslumbramiento.

Mantener el parabrisas limpio

Las escobillas del limpiaparabrisas son fundamentales para mantener limpio el cristal. Han de estar en perfecto estado y si se cree que pueden estar resecos o en mal estado, hay que cambiarlos. Se ha de tener en cuenta que las altas temperaturas y el efecto intenso del sol pueden llegar a estropear este elemento y crear una capa de suciedad que provoque que la visibilidad no sea la correcta.

El lavaparabrisas es el elemento que lanza el líquido sobre el cristal de parabrisas y hace que la suciedad se reblandezca y que los elementos como la arena y otras cosas provoquen una pérdida de visibilidad. Hay que llevar el depósito siempre con líquido para poder hacer uso del mismo.

La limpieza es fundamental. El verano provoca que haya mucho polvo en suspensión. Este puede provocar abrasiones y roces en la superficie del cristal. Así que antes de accionar los parabrisas, hay que mojar bien el cristal, para ayudar a que la suciedad se retire mejor.

Si llueve, es posible que ese polvo se acumule sobre el parabrisas y cree una pantalla de suciedad. No hay que intentar retirarla sin mojarla para evitar daños en el vidrio. Si se ha secado, hay que humedecer la capa de suciedad y comenzar a retirarla con cuidado.

Y algo importante. No hay que pulverizar con el limpiaparabrisas cuando está el sol de cara, ya que esto puede provocar deslumbramientos.

Reparar el parabrisas

En verano no suele llover, así que el ambiente está repleto de fragmentos de piedra y arena que pueden llegar a provocar una rotura del parabrisas. El impacto de una piedra puede no causar un problema grave, ya que no suele producir que este colapse. Pero sí que deja una grieta que puede expandirse con más facilidad a causa del calor y provocar una pérdida de visibilidad bastante importante.

Por eso, si se detecta cualquier grieta o impacto, hay que procurar solucionarlo cuanto antes. En ocasiones, no hace falta cambiar el parabrisas, sino que se puede reparar con facilidad. Normalmente, este servicio está incluido en el seguro del coche, así que se puede solicitar sin problema y muchas veces no tiene coste para el usuario.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

SÍGUENOS

2,597FansMe gusta
865SeguidoresSeguir
2,310SuscriptoresSuscribirte

ÚLTIMOS ARTÍCULOS