Diez averías que se producen por llevar los neumáticos en mal estado

0
668

Llevar los neumáticos en mal estado pueden producir la peor avería de todas; ocasionarte un accidente. No obstante, circular con los neumáticos en mal estado es una auténtica trampa mortal y es que además, puede generar averías a medio y largo plazo. Aunque los fabricantes pongan todos sus esfuerzos en desarrollar unas cubiertas excepcionales, nadie puede asegurar su correcto funcionamiento si se sobrepasa su vida útil.

Observa los neumáticos y si han perdido dibujo en la banda de rodadura, han sufrido alguna alteración en la estructura o tienen bastante tiempo, es recomendable que los cambies. Recuerda que el grosor mínimo para circular es de 1.6 mm pero lo aconsejable es que cambies las ruedas si llegas a los 2 mm. Evita apurar, piensa que es por tu seguridad. Si tu coche tiene neumáticos con más de cinco años, deberías sustituirlos y es que pueden estar deformados e incluso cristalizados. ¡No te la juegues!

Aunque es legal, evita montar neumáticos de segunda mano o de desguace. Es una práctica muy peligrosa porque no se puede verificar si esos neumáticos están en buen estado o no. Estas son las diez averías que se producen por llevar los neumáticos en mal estado.

Daños en la cubierta

Cuando el neumático no se mueve o sufre cambios de temperatura, puede sufrir daños que son fatales tanto para el coche como para ti. Las válvulas también son las grandes olvidadas y es que también hay que sustituirlas ya que pueden tener fugas o sucias.

Sensores de presión


Al llevar los neumáticos en mal estado, los sensores de presión se pueden estropear debido a que no están calibrados para funcionar en condiciones de presión desigual, vibraciones, alertas en el cuadro de instrumentos, etc.

Equilibrado y paralelo

Las cubiertas duras, cuadradas o incluso cristalizadas pueden perder el equilibrado y el paralelo. Esto provoca que se desgaste de forma desigual y se produzcan más vibraciones.

Sistema de frenado


Los neumáticos trabajan en colaboración con los frenos. Si las gomas están en mal estado, los discos, las pastillas, las pinzas, e incluso las zapatas, los tambores y los bombines se pueden ver muy afectados. Sin olvidar que la distancia de frenado aumentará notablemente.

Rodamientos

Los rodamientos también pueden tener averías relacionadas con los neumáticos en mal estado. Recuerda que los rodamientos son los que conectan la rueda con el coche. El desgaste y la avería podría llegar antes incluso de que las ruedas estén en malas condiciones. Si se llegaran a romper, la rueda se bloquearía, generaría ruidos y vibraciones.

Llantas


Al igual que una llanta golpeada puede deformar un neumático, una goma puede dañar una llanta y es que si llevas la presión baja, el neumático no absorbe las irregularidades del terreno y doblarse.

Amortiguadores y muelles

La suspensión también puede verse afectada por circular con neumáticos en mal estado. Los muelles y los amortiguadores se podrían desgastar mucho antes de lo previsto.

Fuelles y rótulas

Lo mismo puede suceder con las rótulas y los fuelles. Estas unen la suspensión, la dirección y la transmisión. Cuentan con topes de goma que absorben las vibraciones hasta que se endurecen, se agrietan e incluso se rajan. Además, tampoco pasarás la temida ITV.

Dirección


La vibración en el volante, en muchas ocasiones, viene producida por el mal estado de los neumáticos. A la larga, como hemos comentado puede producir problemas en las rótulas, los casquillos, la bomba, la centralita e incluso en la columna de dirección.

Bujes

Con los bujes sucede lo mismo que con las rótulas. Si no se lleva a cabo el correcto mantenimiento, pueden acabar rompiéndose y ocasionando algún que otro disgusto.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí