Por qué no comprar un deportivo de segunda mano

0
455

Cuando queremos comprar nuestro primer coche, es normal que recurramos al mercado de ocasión, donde podemos encontrar opciones muy buenas por un precio realmente asequible. Es por esto que ya os dimos una serie de consejos para poder abordar con cautela la compra de un vehículo usado, pero en ocasiones nos puede tentar un vehículo deportivo o exclusivo a precio de derribo.
Sin embargo, es altamente recomendable mantener la cabeza fría y saber decir que no -al menos de momento- a ese idílico coche con el que ya has fantaseado. Con esta premisa, hoy os damos 5 motivos por los que comprar un coche exclusivo o lujoso de segunda mano es una mala idea.

Mantenimiento

Serán muchos los deportivos de apellido M, AMG o RS que veas pululando por los diferentes portales de segunda mano, e incluso berlinas de representación a precios a los que pocos podrían resistirse. Sin embargo tú, nuestro estimado conductor novel, debes resistirte.

Y es que no debemos de olvidar que, en la mayoría de los casos, esos coches costaban nuevos cerca de 100.000 euros o incluso más, por lo que su mantenimiento será el propio de un vehículo de ese precio.

Averías

Este punto es muy similar al anterior, pero con el matiz de que, en caso de estar babeando con coches fundamentalmente deportivos, habrán tenido una vida propia de un deportivo, e incluso en algunas ocasiones de malas formas. Con esto os queremos decir que es sencillo que esos coches de ensueño no se encuentren en plenas facultades como sí puede sugerir su anuncio.

Pero confiemos en el anuncio y en una unidad bien cuidada: tampoco está exenta de averías. Y es que aquí nos volvemos a encontrar con ese precio de partida sumamente alto que implica unas reparaciones caras, materiales de primera calidad y un esquema mecánico, en ocasiones, de difícil acceso, ergo, sube la mano de obra y el precio por arreglarlo.

Potencia

Por norma general, este tipo de vehículos cuentan con motores potentes -no tanto como los actuales pero sí lo suficiente-, de alta cilindrada y dispuestos a ofrecer prestaciones de escándalo. Pero no tan rápido, ya que la potencia pura y dura no suele ser un buen aliado para nuestro primer coche.

Y es que altamente recomendable hacernos con un vehículo manso, manejable y con el que podamos aprender, no con un vehículo que, en ciertas situaciones, nos puede dar un susto si no sabemos bien lo que hacemos.

Combustible

Este aspecto también tiene mucho que ver con el anterior. Y es que los motores de antes solían ser atmosféricos, de alta cilindrada y  normalmente en configuraciones V8 e incluso V12. Esto no solo se traduce en todo lo que ya hemos tratado en este artículo, sino también en un alto consumo.

Y es razón de peso para descartar estos coches al menos durante nuestros primeros años como conductores, sobre todo si no queremos convertir una bonita experiencia en un posible pozo sin fondo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí